Delfus – el ombligo de la Tierra

La necesidad de que la gente conozca lo que les depara su futuro no es un fenómeno actual. Desde la antigüedad todos querían, en la mayor medida posible, ser capaz de leer “el mañana” para hacer esos ejercicios que les permitan mejorar sus vidas, sabiendo lo que el destino les deparaba.

En Grecia, por lo tanto, los avances, las controversias y los conflictos era el elemento básico de la vida cotidiana, era una tremenda necesidad el conocimiento del futuro, así todos los involucrados podían tomar las mejores decisiones para el futuro. La necesidad física y la sabiduría popular crearon todas las condiciones para la existencia de un adivino con forma artística, sin ser expuesto, se atrevía a predecir el futuro.

Las creencias populares dicen que los dioses que conocían las necesidades y deseos del pueblo, solicitaron un santuario en el centro de Grecia, y en cambio le darían a la gente la información que deseaban para el futuro. Esto se ha convertido en el sagrado oráculo de Delfus en honor a Apolo y el, a cambio, a través de la Pitía (mujer encargada de interpretar los mensajes de la divinidad) daba informaciones sobre el futuro.

Templo sagrado al dios Apolo siglo IV a de C.

Pitia, una persona más bien mítica, bajo la influencia del éxtasis y en una atmósfera ritualista, daba la respuesta – oráculo a cada persona de tal manera que cualquiera fuese el desarrollo de los acontecimientos, este parecía justificado. Fue tal el prestigio que, independientemente de la respuesta que daba, el interesado, “embrujado” por sus palabras, probablemente escuchaba lo que quería y se marchaba de Delfus satisfecho por el auspicioso futuro que le deparaba.

Este fue el tremendo poder de Delfus. Las respuestas ambiguas de la Pitia, dejaban a las personas felices, y estas ofrecían fabulosos tesoros en la caja de la fortuna y también al Dios Apolo, absolutamente seguro para un mañana positivo. Delfus y el prestigio que emitían, justamente lo llamaron el centro del mundo – el ombligo del mundo – después de las palabras y profecías que salieron de la boca de Pitia, determinaron el destino de las personas y de los pueblos.

Tesoro de los Atenienses construído en el 479 a de C. , para guardar el botín de las victorias navales de Atenas.

Incluso hoy en día una visita al santuario sagrado hace sentir asombro para el glorioso pasado de los antiguos griegos. Asombro como modesto si lo somos, sentimos en cada sitio arqueológico el milagro llamado Grecia. Te invitamos a conocer Delfus de una mirada diferente junto a nuestro equipo de profesionales de GreciAquí.

Texto para GreciAquí – Autor Yiannis Argiropulos

© 2014 - 2020 GreciAquí. Todos los derechos reservados